La operación de reporto consiste en un acuerdo de venta y posterior recompra de los mismos títulos valores. El que vende transfiere al comprador el título valor y se obliga a recomprarlo en un plazo y precio determinado en el futuro.

Las operaciones de reporto constituyen una forma de negociación ideal para agilizar las operaciones en el mercado, ya que sirven para obtener liquidez a corto plazo sin desprenderse de la tenencia de sus títulos.

En el futuro estas tasas servirán de referencia para nuevas operaciones crediticias a igual plazo.